INFORME AL SECRETARIO DE DEFENSA
DEL
GRUPO ESPECIAL SOBRE OPERACIONES MILITARES EN VIEQUES

PREFACIO

El informe del Grupo Especial sobre Operaciones Militares en Vieques se presenta en respuesta a una petición formulada el 9 de junio de 1999 por el Presidente de los Estados Unidos al Secretario de Defensa. El Presidente pidió que el Secretario estableciera un grupo para: (1) analizar la necesidad de operaciones en Vieques y (2) explorar otros posibles lugares o métodos que satisficiesen las necesidades del Departamento de Defensa. El Presidente también indicó que el Grupo debería considerar los puntos de vista del Gobernador de Puerto Rico, el Comisionado Residente, la Alcaldesa y otros representantes de los residentes de Vieques.

ANTECEDENTES

Breve descripción de las actividades de la Marina en Vieques y del adiestramiento militar realizado en Vieques y sus alrededores

La Marina posee aproximadamente dos terceras partes de la Isla de Vieques. La Naval Ammunition Facility [Instalación de Municiones Navales] (NAF) abarca unas 3.200 hectáreas en el extremo occidental de la isla. El polígono interior de la Atlantic Fleet Weapons Training Facility [Instalación de Adiestramiento en Armas de la Flota del Atlántico] (AFWTF) en el extremo oriental de Vieques consiste en la Eastern Maneuver Area [Área Oriental de Maniobras] (EMA), de unas 4.500 hectáreas y la Live Impact Area [Área de Impacto de Proyectiles Activos] (LIA), con unas 360hectáreas. Unos 9.300 ciudadanos de los Estados Unidos residen en el Municipio de Vieques en el área comprendida entre la NAF en el oeste y el polígono interior en el este.

La Marina declara que el polígono interior se utiliza durante unos 180días al año y que dos terceras partes de ese tiempo total se dedican a adiestramiento de fase avanzada mediante ejercicios importantes de la flota y de la Fuerza Especial Conjunta. La otra tercera parte de los días de adiestramiento la usan embarcaciones y aeronaves de los Estados Unidos y sus aliados así como otros Servicios, como los aviones de ataque y asalto de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos y las fuerzas de operaciones especiales de varios Servicios.

Breves antecedentes sobre la controversia relacionada con la presencia de la Marina y su utilización de Vieques

Las operaciones de adiestramiento naval en Puerto Rico han sido objeto de una importante controversia al menos desde la década de 1960. A continuación presentamos una breve recapitulación de esa controversia:

Culebra: Desde la Segunda Guerra Mundial hasta 1975, la Marina utilizó la isla de Culebra para adiestramiento de armas. (Culebra está al norte de Vieques y como ésta, al este de Puerto Rico.). A fines de la década de 1960, un incremento en los disparos de aire a tierra y de superficie de la Marina en Culebra resultó en protestas y llamamientos generalizados para que la Marina abandonase el adiestramiento en Culebra y sus alrededores. En 1970, la sección 611 de la Ley Pública 91-511 ordenó al Secretario de Defensa que realizase un estudio y preparase un informe sobre el adiestramiento con armas en Culebra. El Secretario de Defensa Laird elevó su informe al Presidente y a las Comisiones de los Servicios Armados el 1 de abril de 1971. En ese informe se incluía una declaración en el sentido de que el Secretario habría examinado la situación de Culebra para fines de 1972 con el objeto de adoptar una decisión final sobre el lugar al que trasladar las zonas de blancos para adiestramiento naval que entonces estaban en Culebra.

Tras la descarga accidental de proyectiles mortero contra una playa de Culebra donde estaban jugando unos niños, todos los partidos políticos de Puerto Rico pidieron a la Marina que abandonase las operaciones y se marchase de la isla. En junio de 1974, el Presidente decidió que las actividades de adiestramiento en el uso de las armas en Culebra deberían concluir para el 1 de julio de 1975.

Acciones judiciales relativas a las operaciones navales en Vieques: En marzo de 1978, el Gobernador de Puerto Rico entabló un pleito para prohibir que la Marina de los Estados Unidos utilizase porciones de las tierras que poseía en Vieques y las aguas que rodean a la isla con el fin de realizar operaciones de adiestramiento de la Marina. En enero de 1981, el Tribunal de Primera Instancia de los Estados Unidos para el Distrito de Puerto Rico denegó la petición del Estado Libre Asociado de una prohibición general.

Estudio e informe de la Comisión de Servicios Armados de la Cámara de Representantes, 1978-81: La transferencia de las actividades de adiestramiento de la Marina de Culebra a Vieques en la década de 1970 generó una controversia importante, incluidas protestas organizadas. Como resultado, el 5 de octubre de 1978, el Presidente de la Comisión de Servicios Armados de la Cámara de Representantes (HASC) designó a un grupo integrado por sus miembros para que analizase la situación y las necesidades futuras de actividades de adiestramiento de la Marina en Vieques. El análisis inicial de la cuestión se llevó a cabo a nivel del personal de la comisión. El 3 de diciembre de 1979, se volvió a designar al grupo del comité a fin de que se concentrase en las necesidades de las instalaciones de adiestramiento, en el punto de vista de Puerto Rico sobre la presencia de la Marina en Vieques y en la exploración de otras posibilidades, si las hubiere, para el adiestramiento naval.

El Grupo del HASC celebró audiencias en Washington en mayo de 1980 y en Vieques el 10 y 11 de julio de 1980, y presentó su informé al Presidente de la Comisión el 8 de febrero de 1981. Los miembros del Grupo coincidieron en la necesidad de disponer de un complejo adecuado para el adiestramiento naval. Tres miembros recomendaron que la Marina encontrase un emplazamiento alternativo para las actividades de adiestramiento. Los otros dos miembros del Grupo no estuvieron de acuerdo en que fuese necesario buscar otros posibles lugares.

Memorando de Entendimiento relacionado con la isla de Vieques: En 1983, el Gobernador de Puerto Rico y el Secretario en funciones de la Marina firmaron un Memorando de Entendimiento que abarcó cuatro aspectos generales: asistencia a la comunidad, uso de la tierra, lanzamiento de municiones en el polígono interior de Vieques y cuestiones ambientales. Con respecto a la asistencia a la comunidad, la Marina se comprometió a esforzarse en mejorar el bienestar de la población de Vieques. Esta iniciativa había de un esfuerzo por todos los medios, en colaboración con entidades y grupos del Estado Libre Asociado para lograr el pleno empleo en la isla. En el caso de uso de la tierra, la Marina convino en celebrar consultas activas con el Departamento de Recursos Naturales del Estado Libre Asociado en torno a los usos más beneficiosos y compatibles de las tierras de la Marina. El acuerdo sobre armas y municiones se refería a la seguridad, la utilización absolutamente mínima de municiones explosivas de conformidad con las necesidades nacionales de defensa y la notificación al Estado Libre Asociado, por conducto del Secretario del Departamento de Estado del Estado Libre Asociado, 15 días antes de la realización de ejercicios importantes en Vieques. Las disposiciones del Memorando de Entendimiento sobre cuestiones ambientales abarcaban toda una gama de cuestiones, entre ellas, los ecosistemas y zonas de conservación, las especies en peligro, el ruido y la preservación histórica. Se estableció un Comité Consultivo de Gestión, integrado por representantes de la Marina, del Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los Estados Unidos, del Servicio Forestal de los Estados Unidos y del Departamento de Recursos Naturales del Estado Libre Asociado, para facilitar la resolución de problemas y cuestiones ambientales.

19 de abril de 1999, incidente en el Puesto de Observación 1: El 19 de abril de 1999, un piloto de un F-18 del Cuerpo de Infantería de Marina creyó erróneamente que el Puesto de Observación 1, que está inmediatamente al oeste del Área de Impacto de Municiones Activas en el polígono interior de Vieques, era su blanco previsto y lanzó sobre él dos bombas de 500 libras cada una. En el incidente resultó muerto un guarda de seguridad, el señor David Sanes Rodríguez, y lesionadas otras cuatro personas. Al día siguiente, el Gobernador de Puerto Rico escribió al Presidente y al Secretario de Defensa solicitando el "cese inmediato y permanente de las actividades de los Estados Unidos y países aliados que entrañen el uso de armas en cualquier lugar cercano al Municipio de Vieques, Puerto Rico". Después del incidente del 19 de abril, el Secretario de Marina ordenó que no se realizasen en Vieques operaciones terrestres, incluido el fuego activo y el inerte, en tanto se recibía el informe del Grupo.

Creación de la Comisión Especial sobre Vieques: Mediante Orden Ejecutiva del 11 de mayo de 1999, el Gobernador de Puerto Rico estableció una Comisión Especial para estudiar la situación de Vieques, los efectos de las actividades de la Marina y las estrategias y alternativas a disposición del Gobernador para detener esas actividades de la Marina y redactar una recomendación en cuanto a cuál debería ser la postura oficial del pueblo de Puerto Rico. Las recomendaciones unánimes de la Comisión Especial se remitieron al Gobernador de Puerto Rico el 25 de junio de 1999. En primer lugar, la Comisión Especial recomendó que la Marina cesase de forma inmediata y permanente toda actividad militar en Vieques, y que se realizase una transferencia ordenada y expedita de las tierras que se hallaban en manos de la Marina al pueblo de Vieques.

INFORME DE LOS REPRESENTANTES DE LOS RESIDENTES DE VIEQUES

Esta sección se basa en el informe de la Comisión Especial sobre Vieques al Gobernador de Puerto Rico; el testimonio ante el Grupo presentado por el Gobernador de Puerto Rico y el Secretario de Estado el 9 de julio; por el Comisionado Residente de Puerto Rico y los Representantes Menéndez (Nueva Jersey), Serrano (Nueva York) y Gutiérrez (Illinois) el 16 de julio; la Alcaldesa de Vieques y los residentes de Vieques el 24 de julio, el Procurador General de Puerto Rico el 6 de agosto; y comunicaciones escritas recibidas por el Grupo. También se incluye en esta sección la condición en que se encuentran las labores de las Entidades Federales que examinan activamente las preocupaciones de los residentes de Vieques.

Desarrollo económico: La Comisión Especial del Gobernador llegó a la conclusión de que "una de las causas principales del estancamiento económico y la recesión sufridos en Vieques" es que "la Marina ha controlado las tres cuartas partes de la tierra en Vieques, circunscribiendo a la población civil a una banda estrecha comprendida entre un almacén de municiones y un polígono de tiro". Entre las consecuencias que se abordaron específicamente en el informe figura el efecto de la falta de acceso a las playas y la tierra, la falta de disponibilidad de tierras para el desarrollo económico y la necesidad de reducir la distancia del viaje marítimo entre Vieques y la isla principal de Puerto Rico.

Según el testimonio presentado por el Procurador General de Puerto Rico, "Vieques está a unas seis millas de Puerto Rico. Pero como toda la parte occidental está ocupada, hace falta una travesía de unas 22 millas para ir desde la población más cercana en la isla principal, Fajardo, a la localidad principal de Vieques". Los efectos adversos de los ejercicios de la Marina sobre las actividades de pesca se describieron en el testimonio del Presidente de la Asociación de Pescadores del sur de Vieques, que también señaló que la Marina había encargado en 1983 un estudio de la productividad potencial de los recursos marítimos de Vieques, el cual fue realizado por el Smithsonian Institute. Si bien ese estudio puso de relieve un elevado potencial para proyectos marítimos, el Presidente de la Asociación de Pescadores declaró que "no se ha realizado con éxito ninguno de esos proyectos debido al control ejercido por la Marina de los Estados Unidos sobre las tierras y aguas de Vieques".

El informe de la Comisión Especial pone de relieve unos datos estadísticos que indican que el 73,3 por ciento de la población de Vieques vive por debajo del nivel de pobreza, o sea, el 14,4 por ciento más que en la isla principal, y que el índice de desempleo en Vieques, que es del 26,3 por ciento, es un 5,9 por ciento más elevado que el de la isla principal. También se advirtió en el testimonio ante el Grupo que la condición económica de los residentes de Culebra ha mejorado desde la partida de la Marina y que ahora es mejor que la de los residentes de Vieques en términos de empleo e ingreso medio.

Medio ambiente: La Comisión Especial del Gobernador llegó a la conclusión de que "las actividades de la Marina en Vieques han tenido un efecto perjudicial persistente sobre el medio ambiente, la ecología, los sitios arqueológicos singulares, los recursos naturales y las aguas circundantes". La Comisión recomendó que, en previsión de la devolución de las tierras por parte de la Marina, el pueblo de Vieques debería decidir el tipo de desarrollo económico que desea y establecer un plan de gestión de tierras que incorpore un plan de conservación de los recursos naturales, arqueológicos y culturales.

El 27 de agosto de 1999, el Subadministrador Regional de la Región 2 de la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA), respondió a la petición formulada por el Grupo de una actualización y calendario con respecto a la labor de la EPA en relación con la solicitud hecha por la Marina de una renovación de su permiso del Sistema Nacional de Eliminación de Descargas de Contaminantes (NPDES) y una solicitud de un permiso en virtud de la Ley de Conservación y Recuperación de Recursos (RCRA). El permiso existente requiere que la Marina mantenga los ejercicios con armas explosivas a un mínimo, de conformidad con las necesidades de la preparación militar.

La EPA indica que ha llegado a la conclusión de que la Marina ha infringido el permiso del NPDES y no ha demostrado una capacidad de cumplir con el permiso. La EPA también indica que publicará un aviso de intención para negar la solicitud de permiso del NPDES presentada por la Marina en noviembre de 1999. La denegación del permiso no impediría necesariamente a la Marina realizar parte o la totalidad de sus ejercicios de adiestramiento; sin embargo, los blancos podrían tener que ajustarse para evitar la caída de artefactos explosivos en las aguas de la zona de impacto de municiones activas o de las zonas circundantes. Con respecto al permiso de la RCRA, la EPA tiene proyectado finalizar su análisis de la solicitud de la Parte B de la Marina y emitir un aviso de deficiencia (NOD) para fines de septiembre de 1999. La EPA indica que se prevé que el aviso de deficiencia exigirá a la Marina formular un plan de trabajo para recopilar datos de referencia relacionados con los efectos de percusión sobre el aire, el ruido y la tierra.

El 23 de agosto de 1999, el Director de la División de Evaluación de la Salud y Consulta de la Agencia de Registro de Sustancias Tóxicas y Enfermedades (ATSDR) informó al Grupo que la ATSDR respondía a la petición de un residente de Vieques. El residente solicitó que esa entidad investigase las preocupaciones acerca de la salud de los residentes de la isla, tal como lo autoriza la Ley Integral de Respuesta Ambiental, Compensación y Responsabilidad. La ATSDR realizó una visita exploratoria a Vieques en la semana del 9 al 13 de agosto de 1999, a fin de iniciar la recopilación de datos para su investigación.

Salud: El informe de la Comisión Oficial indicó que el índice de mortalidad para Vieques en 1997 era el más elevado de cualquier municipio de Puerto Rico y que el índice de mortalidad infantil es considerablemente más elevado que en el promedio de Puerto Rico. El informe también indicó que ciertos sectores específicos de Vieques presentan una mayor incidencia de cáncer. Esta preocupación también se expresó a los miembros del Grupo durante el viaje del Grupo a Vieques. El doctor Castaño, profesor jubilado de epidemiología y ahora residente de Vieques, presentó testimonio durante las audiencias del Grupo celebradas el 24 de julio en el sentido de que un estudio del Departamento de Salud indica que, a principios de la década de 1960, la incidencia de cáncer en Vieques era inferior a la del resto de Puerto Rico. Entre mediados y finales de 1980, indicó, la incidencia era un 26 por ciento más elevada que para el resto de Puerto Rico, diferencia estadísticamente significativa.

Preservación histórica: Al Memorando de Entendimiento de 1983 se incorporó un acuerdo entre la Marina y la Oficina de Preservación Histórica del Estado Libre Asociado que precisaba acciones y calendarios específicos relacionados con la preservación histórica de los recursos culturales de Vieques. Se presentaron cuatro ponencias a la Comisión Especial del Gobernador sobre el cumplimiento por parte de la Marina de las leyes federales, órdenes de los tribunales y acuerdos relacionados con el estudio, protección y conservación de los lugares arqueológicos en las tierras de la Marina en Vieques. Estas ponencias expresaron preocupación por las deficiencias en los informes de evaluación presentados por la Marina y llamaron la atención sobre un emplazamiento, identificado ahora como uno de los más importantes en todo Puerto Rico, acerca del cual la Marina había opinado que tenía posibilidades mínimas. La Comisión Especial llegó a la conclusión de que "las actividades de la Marina en Vieques han tenido un efecto perjudicial y persistente sobre los … emplazamientos arqueológicos singulares…". El Grupo también escuchó declaraciones que expresaban preocupaciones similares. Este testimonio también subrayó que el Área Oriental de Maniobras está cerrada a los arqueólogos de Puerto Rico.

Ruido: El informe de la Comisión Especial del Gobernador resumió los informes del Departamento de Educación en el sentido de que "las explosiones y la vibración ocasionadas por las prácticas de bombardeo hacen que los edificios escolares tiemblen, afectando no sólo al proceso docente sino también a la propia estructura física". La Comisión advirtió que "el ruido sigue siendo uno de los problemas indicados por muchos declarantes en las audiencias públicas y durante las inspecciones in situ. El testimonio del Vicealmirante Fallon al Grupo indicó que el centro de población en Esperanza estaba evidentemente expuesto al ruido de los cañones navales pesados. Indicó que, en su opinión, esto era "quizás la causa mayor de irritación e incomodidad para la población de la isla" y que el ruido probablemente estuviese centrado en la costa sur y proviniese principalmente de los cañones pesados.

Seguridad: La Comisión Especial designada por el Gobernador de Puerto Rico llegó a la conclusión de que "el accidente del 19 de abril es el último de una serie de errores que demuestran que es posible que un explosivo o artefacto peligroso se descargue cerca de la zona de población civil o dentro de ella, poniendo en peligro la vida y seguridad de los ciudadanos de Vieques". El Procurador General de Puerto Rico prestó testimonio en el sentido de que "en 1998 solamente, por propia admisión de la Marina, hubo cinco ocasiones separadas de fuego activo … durante los ejercicios de adiestramiento". Indicó, además, que "estas ocasiones de fuego activo se han repetido prácticamente cada año", y llegó a la conclusión de que "todos estos incidentes demuestran que la Marina no puede garantizar la seguridad de la población de Vieques".

Cumplimiento del Memorando de Entendimiento de 1983: El Procurador General de Puerto Rico prestó testimonio en relación con el Memorando de Entendimiento en el sentido de que "… el Memorando de Entendimiento está lleno de omisiones cuando de obligaciones se trata. Pero incluso esas normas mínimas, a las que la Marina accedió en el Memorando de Entendimiento, no han sido satisfechas ni siquiera 16 años después". El Comisionado Residente Romero Barceló prestó testimonio en el sentido de que "con el paso del tiempo, disminuyó tanto como las promesas del Memorando de Entendimiento …" aun cuando "… poco después de concertar el acuerdo, se hizo todo lo posible por cumplirlo". La Alcaldesa de Vieques, Manuela Santiago, presentó testimonio en el sentido de que, tomando como base la experiencia que había adquirido durante los primeros diez años como Alcaldesa, podría certificar que "la Marina nunca deseó cumplir con la promesa de empleo que expresa el Memorando de Entendimiento".

El informe de la Comisión Especial al Gobernador de Puerto Rico llegó a la conclusión de que "las infracciones constantes del espíritu y la letra del Memorando de Entendimiento de 1983 por parte de la Marina, junto con las limitaciones intrínsecas del mismo, lo han convertido en un instrumento totalmente ineficaz para proteger los intereses de la población de Vieques frente a las actividades de la Marina". La Comisión Especial recomendó que el Memorando de Entendimiento de 1983 fuese descartado como ineficaz para proteger los intereses del pueblo de Vieques.

ANÁLISIS DE LAS ACTIVIDADES NAVALES EN LA ISLA DE VIEQUES

Esta sección se basa en el estudio presentado al Secretario de Marina por el Comandante de la Segunda Flota de los Estados Unidos y el Comandante de las Fuerzas del Cuerpo de Infantería de Marina de los Estados Unidos para el Atlántico sobre la "Necesidad de Vieques para la seguridad nacional"; en el testimonio presentado al Grupo por ambos comandantes; en las visitas y sesiones informativas celebradas en la Estación Naval de Roosevelt Roads y en Vieques; y en la documentación escrita recibida por el Grupo.

Instalaciones de adiestramiento de Vieques: El estudio de la Marina llegó a la conclusión de que "el Polígono de Adiestramiento de Vieques, parte integral de la Instalación de Adiestramiento en Armas de la Flota del Atlántico, es vital para el adiestramiento previo al despliegue y la preparación de las fuerzas de la Marina y el Cuerpo de Infantería de Marina en la costa este. Es un polígono destinado a medir, bajo condiciones de tensión, el desempeño de las personas y los sistemas en un entorno de combate marítimo". El estudio también llegó a la conclusión de que Vieques constituye una instalación singular; la única situada en el Atlántico donde "puede realizarse adiestramiento realista de combate de forma combinada y coordinada". El polígono interior de Vieques, que ofrece el único complejo terrestre de fuego activo de la Marina con capacidad diurna y nocturna, playas de desembarque anfibio y zonas de maniobras, está inmediatamente adyacente a una extensa zona de bajo tráfico aeroespacial y a un espacio marítimo de aguas profundas con polígonos de guerra submarina y electrónica, una base naval y una estación aérea de servicios completos y las instalaciones auxiliares interconectadas del polígono.

Necesidad de adiestramiento naval: El estudio y los testigos de la Marina y el Cuerpo de Infantería de Marina analizaron en gran detalle la importancia del fuego activo en el adiestramiento de las fuerzas navales expedicionarias. Poniendo de relieve la experiencia pasada y presente, la Marina y el Cuerpo de Infantería de Marina subrayaron la importancia de la exposición a armas explosivas activas, condiciones de fuego activo y la tensión que éstas llevan consigo como elementos esenciales del estado de preparación para el combate y la preparación necesaria para el despliegue de las fuerzas navales que puedan ser llamadas a participar en el combate. Si bien abordaban el uso de la simulación, armas explosivas inertes y otros polígonos de tiro, el estudio y el testimonio subrayaron que es el ejercicio de la coordinación de las armas de apoyo lo que unifica el adiestramiento de todas las fuerzas, integrando todas las facetas de las capacidades de armas combinadas de la Marina y el Cuerpo de Infantería de Marina. A juicio de la Marina, Vieques es el único lugar del Atlántico donde se pueden realizar ejercicios de coordinación de armas de apoyo. Por todas estas razones, la Marina está convencida de la necesidad de continuar el adiestramiento con fuego activo, el cual, en un futuro cercano, sólo es posible en el polígono interior de Vieques.

Otros posibles lugares de adiestramiento: El estudio de la Marina y del Cuerpo de Infantería de Marina examinó detalladamente 18 emplazamientos en cuanto a sus posibilidades como lugares de adiestramiento de alternativa. Los criterios mediante los cuales se evaluaron estos lugares fueron:

  1. La disponibilidad de un polígono de armas activas de aire a tierra con blancos tácticamente realistas y difíciles y espacio aéreo que permita el uso de lanzamiento de armas a gran altura.
  2. La disponibilidad de un polígono de tiro de apoyo naval al fuego de superficie que permita el adiestramiento de buques, observadores avanzados de artillería y equipo de coordinación del fuego.
  3. La capacidad de ejercitarse en operaciones anfibias de armas combinadas.
  4. La disponibilidad de apoyo cercano de bases navales y aéreas.

El estudio llegó a la conclusión de que "ni un solo lugar" evaluado podía proporcionar todo el adiestramiento que se realiza en Vieques. El estudio consideró distribuir el adiestramiento en distintos emplazamientos, pero llegó a la conclusión de que este enfoque fraccionario "degrada notablemente el adiestramiento que fomenta la integración y coordinación eficaces de todas las armas combinadas".

Efecto sobre el estado de preparación: El estudio de la Marina y del Cuerpo de Infantería de Marina llegó a la conclusión de que "debido a que no existe una opción adecuada para Vieques, la reducción de las operaciones tendría un efecto inmediato sobre el estado de preparación de la Marina y el Cuerpo de Infantería de Marina". Los autores subrayaron que las tareas esenciales para la misión que sirven de base para la certificación y cualificación de los efectivos, de las unidades y de los grupos no se cumplirían y habría deficiencias notables en el estado general de preparación, conduciendo así a un mayor riesgo para las fuerzas que se desplieguen.

Efecto sobre la población de Vieques: El estudio abordó las cuestiones de seguridad, económicas y ambientales y las preocupaciones de salud de los residentes de Vieques. En el estudio, la Marina reconoce sus responsabilidades en estos aspectos. La Marina está dispuesta a referirse a su historial de seguridad a lo largo de los últimos 50 años pero también admite que son necesarias nuevas medidas de seguridad. En el caso del desarrollo económico y el empleo, el estudio de la Marina y los testigos admiten que la actuación de la Marina ha sido menos que satisfactorio. Si bien la Marina admite sin dificultad las deficiencias en estas aspectos, no Ha proporcionado planes de corto o largo plazo que pudieran facilitar soluciones o resultar en mejoras en estas esferas de preocupación. En los campos del medio ambiente y la salud, los resultados son también menos que satisfactorios. La Marina ha realizado una buena labor en establecer zonas de conservación, pero, al propio tiempo, sus esfuerzos por atender a las preocupaciones relacionadas con la calidad del agua y el aire, la supresión del ruido y la preservación histórica no han sido satisfactorios.

CONCLUSIONES

Evaluación de las preocupaciones por las operaciones militares en Vieques

En el transcurso de la evaluación hecha por el Grupo de las operaciones militares en la Instalación de Adiestramiento de la Flota del Atlántico y en Vieques, se puso de manifiesto que la relación entre la Marina, los residentes de Vieques y el pueblo de Puerto Rico había llegado a proporciones de crisis incluso antes de la trágica muerte de David Sanes Rodríguez en abril de 1999. Este deterioro puede atribuirse en muchos respectos a la queja legítima del Estado Libre Asociado en el sentido de que los acuerdos concertados en el Memorando de Entendimiento de 1983 entre el Secretario de Marina y el Gobernador de Puerto Rico no habían sido respetados por la Marina. El Grupo considera que el Memorando de Entendimiento proporcionaba una buena base para la cooperación constructiva; su análisis del Memorando de Entendimiento y de lo que se ha logrado o no, ha contribuido notablemente a nuestras conclusiones y a nuestras recomendaciones. De igual manera, nuestro análisis cuidadoso del informe sobre Vieques elaborado por la Comisión Especial del Gobernador y las recomendaciones del informe ha tenido una gran influencia en nuestras deliberaciones, al igual que la ha tenido el testimonio que obtuvimos durante las audiencias del Grupo y la documentación escrita presentada por partes interesadas.

El Grupo está convencido de que la Marina se había comprometido inicialmente y era sincera en sus esfuerzos por respetar los acuerdos reflejados en el Memorando de Entendimiento. Los programas se iniciaron con la gran esperanza de que fomentarían el desarrollo económico y promoverían las oportunidades de empleo en la isla. Lamentablemente, por miles de razones, algunas legítimas y otras el resultado de faltas de atención o descuido, esas iniciativas de desarrollo económico fracasaron. En un grado notable, este fracaso puede atribuirse a mala planificación y a la ejecución deficiente por parte de la Marina.

Además, la información proporcionada al Grupo durante sus audiencias y a través de otras comunicaciones han llevado al Grupo –al igual que al Representante Dellums que presidió el Grupo Especial del HASC en 1981– a la conclusión de que "la falta de sensibilidad ha sido el distintivo que ha caracterizado al enfoque de la Marina" con respecto a las relaciones con la comunidad. La formulación del Memorando de Entendimiento de 1983 constituyó una excepción a esta tendencia. Pero es evidente que el desempeño de la Marina en cumplir con sus obligaciones en virtud del Memorando de Entendimiento ha sido inadecuado en los años recientes. También es evidente que las relaciones mejoradas entre la Marina y la comunidad tras el acuerdo sobre el Memorando de Entendimiento constituyeron una excepción al estado deficiente general de las relaciones entre la Marina y la comunidad de Vieques.

Igual importancia tienen las preocupaciones sobre la salud y el ruido de los residentes de Vieques y sus representantes. El Grupo advierte con preocupación la falta de buenos datos relativos a la salud de los residentes de Vieques, en particular con respecto a la incidencia de cáncer. Si bien se declara que la incidencia de cáncer es muy alta en la isla, hay pocas muestras de esfuerzos sinceros y continuos por parte de la Marina para ayudar al Gobierno de Puerto Rico a identificar cuáles podrían ser las causas de esos elevados índices de cáncer.

Nuevamente, parece haber una falta de sensibilidad y una actitud de alejamiento hacia las preocupaciones de los residentes de Vieques. Igualmente, las quejas de los residentes de Vieques en relación con el ruido de las operaciones militares han tenido poco efecto en el ritmo o la realización de las operaciones de la Marina.

Al Memorando de Entendimiento se incorpora un compromiso por parte de la Marina en el sentido de que "en la mayor medida posible y de conformidad con las necesidades de la defensa nacional, la Marina mantendrá la utilización de municiones explosivas al mínimo absoluto". Los datos que tuvo el Grupo a su disposición indican que la proporción de las municiones activas utilizadas en Vieques en relación con las municiones inertes ha aumentado notablemente a partir del año fiscal de 1996. Además, esa proporción de municiones activas a municiones inertes a principios de la década de 1990 fue aproximadamente el doble que el declarado a fines de la década de 1970. Si bien este aumento puede estar justificado por el cambio en los métodos de lanzamiento de armas, esto constituye una razón más que abundante para limitar las municiones tanto activas como inertes a los elementos de adiestramiento que no pueden realizarse con eficacia en otros lugares. Esta limitación serviría para reducir notablemente la cantidad de municiones activas empleadas y el número de días del año en los que se realiza el adiestramiento operativo.

Por otro lado, la Marina ha realizado una labor encomiable al abordar algunos de los retos ambientales en la isla. En colaboración con entidades del gobierno federal y del Estado Libre Asociado, algunos de esos programas son modelos de calidad, iguales o mejores que los que se hallan en otras bases de los Estados Unidos. Por ejemplo, la Marina ha adoptado medidas para proteger las especies en peligro mediante el establecimiento de siete zonas de conservación.

El Grupo está convencido de que gran parte del deterioro de las comunicaciones entre las autoridades puertorriqueñas y la Marina puede haberse originado en la decisión de retirar la residencia de comandantes de la Marina y al personal que la ocupaba, el cual mantenía una relación personal entre la Marina y el Estado Libre Asociado. Es evidente para el Grupo que gran parte de la energía, preocupación y dedicación en el cumplimiento de los acuerdos establecidos en el Memorando de Entendimiento fueron reducidos o abandonados por la Marina con la pérdida de esta estructura. La dirección en la Estación Naval de Roosevelt Roads tenía ya demasiado que hacer y, sin personal ni fondos adicionales que dedicar a Vieques, parece haber tomado arraigo un estado de descuido benévolo. La trágica muerte del señor Sanes Rodríguez sacó a la superficie el descontento latente de Puerto Rico y condujo a la situación actual.

Evaluación de la necesidad de operaciones militares en Vieques

El Grupo llega a la conclusión de que, en la actualidad, hay una necesidad válida de que la Marina realice ejercicios de armas combinadas con municiones de aire a tierra, apoyo naval de fuego de superficie y el adiestramiento con fuego activo de armas combinadas que se necesitan para proporcionar fuerzas de despliegue preparadas para el combate. La experiencia de la Marina durante la década de 1990, cuando parte de este adiestramiento se redujo u omitió, corrobora el carácter esencial de estos ejercicios de armas combinadas para proporcionar a las unidades combatientes una idea de la coordinación necesaria para realizar desembarques anfibios con armas de apoyo que utilicen municiones activas. Por estas razones, el Grupo está convencido de que dicho adiestramiento es vital para preparar a las fuerzas en despliegue para posible combate y que, sin dicho adiestramiento, se aumenta el riesgo para el personal.

En la actualidad, Vieques es el único lugar que proporciona la capacidad para que todos los elementos de la Fuerza Expedicionaria Naval Basada en la Costa Atlántica (Grupos de Combate en Portaaviones, Grupos Anfibios en Estado de Preparación y sus Unidades Expedicionarias de Infantería de Marina embarcadas) realicen dichos ejercicios. El Grupo fue informado con cierto nivel de detalle sobre las tareas esenciales de la misión que son vitales para cumplir con los requisitos de adiestramiento de las unidades en despliegue. De la lista de tareas esenciales de cada misión, se considera que las siguientes son vitales para el éxito y, en la actualidad, no hay otros lugares en la costa del Atlántico, salvo Vieques, en los que puedan realizarse:

Asimismo, el Grupo analizó la evaluación que realizó la Marina de la viabilidad de 18 emplazamientos que pudieran sustituir a las instalaciones de adiestramiento en Vieques y los resultados de los intentos anteriores por encontrar otros posibles lugares con características análogas. El Grupo llegó a la conclusión de que, en el presente, no hay emplazamientos potenciales que puedan cumplir con los requisitos actuales de adiestramiento con fuego activo de armas combinadas. El polígono interior de Vieques ha sido construido en el curso del tiempo con miras a satisfacer todos los aspectos del adiestramiento con fuego activo. Por esta razón, el Grupo opina que la disponibilidad y conveniencia de Vieques para el adiestramiento antes del despliegue pueden haber influido en la evaluación de los otros posibles lugares y métodos de adiestramiento. En consecuencia, el Grupo opina que está justificado realizar esfuerzos renovados por definir aun mejor los criterios y enfoques, a fin de poder hallar reemplazos para Vieques.

Además, el Grupo llega a la conclusión de que, en la actualidad, no son factibles o no están disponibles otros posibles métodos de adiestramiento para los ejercicios de armas combinadas que son más esenciales para garantizar el estado de preparación. No obstante, el Grupo no cree que las nuevas tecnologías, nuevas técnicas y nuevos sistemas de armas vayan a cambiar rápidamente las necesidades y los métodos de adiestramiento. En vista de ello, el Grupo está convencido de que la Marina debería posibilitar plenamente la búsqueda activa de soluciones tecnológicas para su aplicación a un plazo relativamente corto. En vista de esos posibles cambios, el Grupo llegó a la conclusión de que pueden existir otros emplazamientos que permitan atender a los cambios de requisitos de adiestramiento con otros posibles métodos de adiestramiento en el futuro.

De igual forma, el Grupo llega a la conclusión de que puede reducirse el efecto de las actividades de adiestramiento en los residentes: (1) limitando inmediatamente las actividades de adiestramiento en Vieques a las que son vitales para el estado de preparación y que, en la actualidad, sólo pueden realizarse en Vieques; y (2) reduciendo el uso de municiones explosivas en la mayor medida posible.

Con respecto a otros posibles métodos de adiestramiento, el Grupo llega a la conclusión de que ya son factibles algunos otros métodos que puedan reducir la necesidad del adiestramiento de armas combinadas en Vieques, y que otros pueden elaborarse en el futuro cercano junto con la construcción de nuevas instalaciones. Entre los otros métodos pueden figurar la separación en componentes de algunos aspectos del adiestramiento que ahora se practican conjuntamente en Vieques. Estos ejemplos incluyen, entre otros, los siguientes:

El Grupo se da cuenta de que la separación de ciertos aspectos del adiestramiento actual en sus partes componentes no puede reproducir la solución ideal que ha estado disponible mediante la integración de todas las actividades operativas en Vieques; no obstante, el Grupo favorece decididamente la experimentación con esos métodos innovadores para contribuir a encontrar una opción a la necesidad de utilizar Vieques.

RECOMENDACIONES

  1. El Departamento de Marina deberá realizar inmediatamente una evaluación prioritaria de las necesidades de adiestramiento en Vieques con el objetivo de poner fin a todas las actividades de adiestramiento en Vieques en el plazo de cinco años. La Marina deberá adoptar las medidas de programación necesarias para asegurar que se disponga de recursos adecuados para facilitar la identificación y preparación de otros posibles lugares, para instituir los cambios necesarios en los métodos de adiestramiento y para asegurar el restablecimiento y transferencia a Puerto Rico del Área Oriental de Maniobras. Deberá proporcionarse al Secretario de Marina una evaluación de progreso hacia el logro de este objetivo a más de tardar el 1 de octubre de 2002.
  2. El Departamento de Marina deberá dar pasos inmediatos para abandonar el uso de la Instalación Naval de Municiones, emprender medidas inmediatas para limpiar y restaurar la Instalación Naval de Municiones y, de acuerdo con el Gobierno de Puerto Rico, devolver de forma expedita la tierra a Puerto Rico. Tal como recomienda la Comisión Especial del Gobernador de Puerto Rico, la devolución de las tierras deberá efectuarse de forma ordenada de acuerdo con un plan establecido de gestión de la tierra, que prevea la protección de las tierras contra la ocupación ilegal. Esta recomendación incluye Mosquito Pier y la tierra contigua al aeropuerto. La Marina deberá retener las tierras que sean necesarias para la operación del transmisor del Radar Antinarcóticos Reubicable Transhorizonte (ROTHR) en la Instalación Naval de Municiones, y para la operación segura de las antenas en el Monte Pirata que controlan las operaciones en el polígono exterior.
  3. El Departamento de Marina deberá formular un plan y presentar una propuesta legislativa para acelerar la transferencia de propiedad inmobiliaria excesiva de la Marina en Vieques, y por la cual se autorizaría la devolución directa de la propiedad al Estado Libre Asociado de Puerto Rico. A este respecto, la transferencia de las 45 hectáreas, aproximadamente, de la tierra de la Marina requerida para la extensión de la pista del aeropuerto Antonio Rivera deberá ejecutarse lo antes posible.
  4. El Departamento de Marina deberá comenzar inmediatamente a realizar modificaciones en los métodos de adiestramiento, tales como las que se sugieren en este informe, a fin de reducir el uso de la zona de impacto de municiones activas al mínimo indispensable durante el periodo de adiestramiento de transición. Deberán ordenarse reducciones significativas en la utilización de armas de aire a tierra, una reducción profunda en la actividad naval de apoyo al fuego de superficie, y una reducción en el número total de días de adiestramiento. El Grupo recomienda que, con vigencia inmediata, la Marina reduzca el uso del fuego activo (bombas, disparos de cañones navales y artillería) en un 50 por ciento en comparación con el nivel de 1998 y reduzca la disponibilidad del área de impacto de 365 días por año a 130 días.
  5. La Marina deberá restablecer inmediatamente el cargo y personal del jefe de escuadra en Puerto Rico. El personal de apoyo deberá incluir a quienes tengan el adiestramiento y la experiencia que se necesitan para abordar y coadyuvar en el cumplimiento de las recomendaciones aprobadas del Grupo.
  6. Deberá organizarse un comité conjunto para asegurar que las inquietudes de la población del Estado Libre Asociado de Puerto Rico se consideren plenamente al efectuar las operaciones militares de la Marina en Vieques durante el periodo de transición y que se promuevan decididamente la protección ambiental y el desarrollo económico. El Grupo considera que el jefe de escuadra de la Marina y un oficial designado por el Gobernador de Puerto Rico deberán presidir conjuntamente el comité.
  7. Para asegurar la máxima eficacia en las operaciones del comité conjunto, el Grupo recomienda que se redacte una Orden Ejecutiva que proporcione orientación y autoridad presidencial para que los departamentos y organismos ejecutivos proporcionen asistencia y recursos, según se necesiten, en apoyo de las operaciones y en el logro de los objetivos del comité conjunto.
  8. La Marina deberá instalar equipo de vigilancia del ruido en la costa sur de Vieques, cerca de Esperanza, y adoptar las medidas necesarias para reducir los niveles de ruido debidos a las detonaciones en boca de los cañones navales, trasladando de lugar a los buques de la Marina que efectúan el adiestramiento con los disparos de su artillería.
  9. El Grupo recomienda que, en un plazo de 60 días a partir de la publicación de su informe, el Servicio de Salud Pública, con ayuda del Departamento de Defensa y en coordinación con las entidades federales y locales pertinentes, envíe a un equipo sanitario a Vieques para plantear la incidencia de cáncer y otras preocupaciones médicas de la población de Vieques, y formular un plan de acción para abordarlas.
  10. La Marina deberá emprender una acción oportuna, con sujeción a las restricciones de seguridad, para financiar y coordinar una inspección de toda la isla y un análisis de los posibles emplazamientos arqueológicos.
  11. La Marina deberá emprender acción inmediata para mejorar la seguridad en los polígonos de tiro. Estas acciones deberán incluir lo siguiente: